sábado, 2 de julio de 2011


Antes que nada, quiero agradecer a mi maestra, Margarita Bonilla, quien siempre me guió en este constante aprendizaje.

Y sobre todo a RUBÉN, mi marido, quien día a día me alienta a ir por más, y muy especialmente, a todos mis amigos que sin ellos no lo hubiera logrado! ...